Recomendaciones para la limpieza y cuidado de zapatos de ante

Los zapatos de ante son un tipo de calzado casual y clásico que son y han sido muy utilizados por el género masculino durante muchos años. Son zapatos de buena calidad, cómodos, y que si los utilizamos y cuidamos debidamente, nos pueden durar muchos años.

Como todos los zapatos de piel, requieren de un cuidado y mantenimiento constante. Se tiende a creer que este tipo de calzado se ensucia y daña con facilidad debido a su rugosa textura, aunque no es del todo cierto, ya que resisten muy bien las rozaduras en comparación a otro tipo de zapatos.

Los zapatos de ante son elegantes, vistosos, suaves y además cálidos para nuestros pies. Nos permiten que nuestros pies transpiren y su material es resistente y a la vez maleable, adaptándose a la forma de nuestros pies.

Por otra parte, son zapatos que pueden perder el color con el paso del tiempo, absorben líquidos y agua con facilidad y su aspecto puede parecer deteriorado si no los cuidamos y limpiamos de forma correcta.

Para limpiar correctamente los zapatos de ante es aconsejable acudir a un profesional especializado, aunque si deseamos hacerlo nosotros, deberemos de tener en cuenta algunos sencillos consejos:

Debemos de cepillar bien nuestros zapatos para eliminar los restos de polvo y suciedad antes de aplicar otro producto. En caso de que el zapato tenga manchas o rozaduras, podemos utilizar una goma de borrar para eliminarlas.

Aunque no se recomienda utilizar agua y jabón en exceso con este tipo de zapatos, si podemos aplicar un jabón especializado para zapatos de ante y con la ayuda de un poco de agua y un cepillo, podemos limpiarlo para dejarlo libre de manchas y suciedad. Una vez esté limpio, deberemos de eliminar el exceso de espuma con agua templada y un cepillo limpio.

Una vez el zapato quede limpio, tendremos que secarlo con cuidado con la ayuda de una toalla y dejarlo a temperatura ambiente para que seque totalmente, a ser posible, sin que le den directamente los rayos del sol para no deteriorar su color.

Una vez secos, tendremos que cepillar los zapatos con la ayuda de un cepillo de cerdas metálicas. Es recomendable utilizar un cepillo pensado exclusivamente para zapatos de ante.

Una vez nuestros zapatos limpios, podemos utilizar un Spray Ante para darles más color y que vuelvan a  brillar como el primer día además de protegerlos.

Si sigues correctamente estos consejos, tus zapatos lucirán perfectos en todo momento como cuando eran nuevos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *